Testimonio: Que nadie te corte las alas cuando decides emprender

/

Soy Yolanda Moreno, y actualmente soy una Mujer Emprendedora, Mama de un peque de cuatro años y medio y con ganas de cumplir muchos sueños.

Soy diplomada en Arquitectura Técnica, Graduada en Ingeniería de la Edificación así como Diseñadora de Interiores. Hace casi cuatro años, decidí emprender, para ser mi propia jefa y así poder hacer más fácil mi vida laboral y mi faceta de mama, algo nada fácil pero tampoco imposible.

 Durante algún tiempo enfocada en diferentes caminos dentro de mi profesión, en Septiembre de 2016 decidí crear la Marca Personal Yolanda Moreno, que marcaría un antes y un después en este arduo camino del emprendimiento que empiezas a recorrer cuando decides materializar esa idea que te ronda desde hace tiempo en tu cabeza.

La Marca Yolanda Moreno engloba mi faceta de blogger con 4 blogs activos hoy día, mi faceta de Colaboraciones de Arquitecta Técnica, Mi faceta de Diseñadora de Interiores, así como mi propia marca de diseño CYM que engloba mis propios diseños de mobiliario y elementos decorativos así como una rama de tocados y complementos todos ellos con la esencia de la marca, la mezcla de diferentes materiales creando diseños únicos y diferentes.

Este último año ha sido una montaña rusa de vivencias y sensaciones, tanto buenas y malas, porque esto no es un camino de rosas, más bien todo lo contrario, porque tienes que recorrer muchas espinas hasta que llegas a las rosas y la luz de sol brillante del camino. Y en esa etapa estoy aún yo, en las espinas, mismas que afronto con energía y en las que sigo caminando a pesar de las adversidades.

Una de las muchas adversidades que me he encontrado, y que no comprendo que aún pase, es el entorno .Yo me críe entre Arriate un pueblo de 4.000 habitantes y Ronda la ciudad Soñada del Tajo de más de 20.000 habitantes, en la que actualmente vivo y desde la cual trabajo, las dos en la provincia de Málaga y muy cercanas la una de la otra.

Entornos Rurales a veces todavía muy reacios a ciertas cosas, no sé si es por costumbre, por formas de pensar desde hace años o por la razón que sea. El tema es que cuando decides emprender en una zona rural todo se complica un poco más que si vives en ciudades más grandes. En mi caso he tenido que escuchar frases como “déjate de tonterías y dedícate a tu hijo que es muy chico” “O si tu marido tiene un sueldo para que te metes en eso, quédate en tu casa tranquila” y muchas otras frases más que podría enumerar.

Yo soy una mujer a la que le gusta sentirse realizada profesionalmente y eso estoy buscando desde que empecé el colegio, y me enfoque a sacar buenas notas y mis cursos para poder realizar una carrera universitaria la cual hice y me dio herramientas para buscar trabajo y coger experiencia profesional. Al igual que yo respeto a todas las mujeres que deciden coger otros caminos o decisiones por las circunstancias que sean pido que se me respete a mí y a las muchas mujeres que como yo deciden tomar mi camino.

Programas como Impulsa, hacen que muchas mujeres como yo que empiezan a emprender, se conecten con otras mujeres con sus mismas inquietudes, sean guiadas en muchos aspectos que al iniciar esta aventura es necesario y sobre todo que se sientan comprendidas por otras personas y las enseñen a focalizar comentarios como los que describo anteriormente que seguro les pasa y darles solo la importancia justa y necesaria.

En mi caso no tuve la oportunidad de empezar de la mano de un programa de estas características, y como bien digo fui matando las moscas a cañonazos o abriendo  puertas muy difíciles.

Aún sigo en la lucha, pero a pesar de toda la dificultad, para mi este último año está siendo uno de los más especiales de mi vida, donde estoy viviendo experiencias únicas, conociendo a gente maravillosa en el camino y cumpliendo retos difíciles que jamás me hubiera creído capaz.

Soy una persona que piensa que QUERER ES PODER, que para que sucedan las cosas, hay que trabajar duro y buscar que ocurran y por supuesto no debemos de permitir que nadie nos corte las alas ni nos quiten la capacidad de soñar y haced realidad aquello que soñamos y creemos.

A todas las que os habéis iniciado esta nueva Aventura del Programa Impulsa, mi consejo es que aprovechéis esa gran oportunidad que os han brindado, porque otras no tenemos tanta suerte de poder iniciarnos así, y que nunca dejéis de soñar, porque esa es la actitud del emprendedor que llega al final del camino, soñar para trabajar duro y materializar ese sueño que un día apareció en su mente y en el que cree ciegamente